Blog

alimentos prohibidos

El hecho de que estos alimentos sean seguros para los humanos no significa que sean adecuados para tu perro. De hecho, estos 10 alimentos pueden ser tóxicos o peligrosos para los perros, e incluso algunos podrían ser mortales. Así que, ten precaución y evita proporcionar aún una mínima cantidad.

Algunos de los alimentos que debes mantener guardados y alejados de tu mascota incluyen cualquier cosa que contenga el endulzante xilitol, chocolate en cualquier presentación, uvas y pasas, nueces de macadamia y huesos cocidos

1. Xilitol: El xilitol es un endulzante natural muy tóxico para los perros, y cada vez es más común encontrarlo entre los ingredientes de los productos para consumo humano porque es tan dulce como la sacarosa, pero proporciona solo dos tercios de las calorías del azúcar. Es menos costoso que otros sustitutos del azúcar, en algunos casos tiene mejor sabor y puede causar poca o ninguna liberación de insulina en los humanos.

Hace solo unos años, el xilitol podía encontrarse en menos de cien productos en los Estados Unidos, ahora puede estar presente en una amplia variedad de productos para la salud y belleza, productos alimenticios, medicamentos, así como suplementos de venta libre y medicamentos recetados.

 Los perros que reciben mantequilla de cacahuate como premio o premios alimenticios a base de mantequilla de cacahuate que contiene xilitol, ciertamente podrían estar en riesgo de recibir daño. Un perro que consume todo un frasco de mantequilla de cacahuate con xilitol y lo devora felizmente sin que nadie lo sepa podría enfermarse rápidamente. Si esto ocurrió durante el día cuando los dueños no estaban en casa, es posible que el perro muera antes de que regresen.

Debes saber cuáles son los productos de tu hogar que contienen xilitol, y en especial cualquier alimento que consideres proporcionarle a tu perro.

2. Cafeína: La mayoría de las personas sabe que el chocolate es tóxico para los perros. El chocolate contiene sustancias conocidas como metilxantinas, que no solo incluyen teobromina, sino también cafeína. Tanto la teobromina como la cafeína estimulan el sistema nervioso central y músculo cardíaco. Además, pueden relajar los músculos lisos, en especial los músculos bronquiales, así como aumentar la producción de orina en los riñones.

Si tu perro toma un sorbo o dos de tu café por la mañana, es poco probable que se enferme. Sin embargo, consumir los restos del café, bolsitas de té negro o verde, pastillas de dieta o analgésicos con cafeína (aunque solo sean uno o dos) podría ser mortal en los perros pequeños. En función de la cantidad consumida, los síntomas podrían ser leves, como agitación y frecuencia cardíaca un poco elevada, e incluso hasta mortales.

Si sospechas que tu perro pudo haber consumido algún producto con cafeína, es necesario buscar atención veterinaria de inmediato. Puedes inducir el vómito y administrar carbón activado para la desintoxicación. También, podrían requerirse cuidados de apoyo (por ejemplo, suministro de líquidos y medicamentos por vía intravenosa, para estabilizar la frecuencia cardíaca y presión arterial) en función de los síntomas de tu mascota.

3. Chocolate: El chocolate está hecho de las semillas tostadas del árbol de cacao. Las semillas tienen ciertas propiedades que pueden ser tóxicas para los perros, como la cafeína y teobromina (véase arriba), que son estimulantes naturales. Los estudios demuestran que los perros son especialmente sensibles a la teobromina, en comparación con otras mascotas. Esto se debe a que metabolizan la sustancia con mucha lentitud, lo que significa que permanece en el torrente sanguíneo durante un tiempo inusualmente prolongado.

Incluso las pequeñas cantidades de chocolate pueden causar reacciones adversas en las mascotas, y cuanto más oscuro sea el chocolate, contendrá mayor cantidad de teobromina. El chocolate para repostería, chocolate semidulce, cacao en polvo y chocolate oscuro gourmet son más peligrosos que el chocolate con leche. Otras fuentes incluyen a las multivitaminas masticables con sabor, productos horneados, granos de café espresso cubiertos de chocolate y cuberturas de granos de cacao.

Aunque no es común, en este caso el peor alimento podría ser el cacao seco en polvo, ya que contiene la mayor cantidad de teobromina por onza: 800 miligramos por onza, en comparación con el chocolate para repostería, que es de 450 miligramos por onza.

4. Cebollas y otros vegetales del género Allium: Los vegetales del género Allium, que incluye a las cebollas, cebollín, ajo y puerros o poros, podrían enferman a algunas mascotas (incluso han ocurrido muertes), mientras que otras no parecen ser afectadas. Los síntomas de intoxicación causada por los vegetales Allium pueden ocurrir en uno o varios días después del consumo, en función de la cantidad consumida.

Los compuestos tóxicos presentes en los vegetales Allium son los organosulfóxidos. Cuando se mastican, los organosulfóxidos se convierten en una mezcla de compuestos de azufre que pueden dañar los glóbulos rojos del perro.

Incluso, si un perro o gato solo consume un pedazo de cebolla (específicamente, 5 gramos de cebolla por kilogramo de peso corporal en los gatos, o entre 15 y 30 gramos por kilogramo en los perros), podría causar trastornos peligrosos en su sangre.

El ajo puede causar cambios en los parámetros sanguíneos cuando lo comen en cantidades muy grandes (mucho más de lo que las mascotas consumirían de forma natural) o si se administra en forma de suplemento de ajo (que no recomiendo). Los perros pueden consumir de manera saludable 1/4 de cucharadita de ajo recién picado por cada 15 libras de peso corporal (6.800kg.) y obtener beneficios significativos, simplemente no deben comer mucho.

5. Uvas y pasas: Se considera que los pesticidas a base de fluoruro utilizados en las vides podrían ser los responsables. La forma en que se cultivan las frutas, en vez de las frutas en sí, es lo que podría causar esta toxicidad.

6. Alcohol: Usualmente, la intoxicación por alcohol (etanol) ocurre cuando un perro consume alguna bebida alcohólica. Asimismo, los perros han padecido intoxicaciones al consumir manzanas podridas, bayas endrinas, masa para pizza y pan sin hornear, que contienen alcohol. Otras posibles fuentes de etanol incluyen a la pintura y barnices, algunos medicamentos, perfumes/colonias, enjuagues bucales y ciertos tipos de anticongelantes.

Al igual que en los humanos, cuando una mascota consume alcohol, su tracto gastrointestinal (GI) lo absorbe con rapidez y llega al cerebro. Los síntomas se desarrollan en un corto período de tiempo e incluyen depresión, pérdida de coordinación, letargo, sedación, mayor temperatura corporal, respiración peligrosamente lenta y coma.

7. Nueces de macadamia: Las nueces de macadamia pueden causar serios problemas en los perros, incluso en cantidades muy pequeñas. Los síntomas de intoxicación ocurren en las siguientes 12 horas después del consumo, y pueden incluir debilidad en las extremidades posteriores, vómito, rigidez y pérdida de coordinación, temblores, fiebre, dolor abdominal y membranas mucosas de color pálido.

8. Masa de pan: La mayoría de la masa de pan contiene levadura, y cuando se expone a un ambiente cálido y anaeróbico (como el horno o interior del cuerpo de un perro), las enzimas en la levadura convierten el azúcar de la masa en etanol (alcohol) y dióxido de carbono. El dióxido de carbono es lo que hace que se hinche la masa y el etanol sirve para otorgarle sabor al pan, conforme se evapora durante el proceso de cocción.

En un perro que ha comido este tipo de masa surgen dos preocupaciones. En primer lugar, tenemos este gran cúmulo de masa en el estómago que continúa aumentando de volumen, lo que no solo podría incomodar a tu mascota, sino también podría desgarrar su estómago o intestino. En segundo lugar, el ambiente cálido del estómago puede promover la fermentación continua del alcohol en la masa, lo que podría provocar intoxicación por etanol.

9. Huesos cocidos: Los huesos cocidos son peligrosos para los perros porque son propensos a astillarse. La mayoría de los veterinarios han realizado cirugías para eliminar fragmentos, astillas y bloqueos en los perros que royeron o recibieron huesos cocidos. Por desgracia, algunos casos resultan fatales.

Dicho lo anterior, es importante tomar en consideración que los antepasados y homólogos de tu perro en la naturaleza han consumido huesos desde siempre. En su hábitat natural, los caninos comen presas, incluyendo carne, huesos y vísceras. De hecho, tu mascota tiene requisitos biológicos de los nutrientes presentes en la médula ósea y huesos. A los perros también les encanta masticar huesos crudos por su delicioso sabor, estimulación mental y porque roer es un excelente ejercicio para los músculos de su mandíbula.

Así que, ten precaución y ofrécele a tu perro solo huesos crudos, ya sean huesos comestibles o recreativos.

10. Alimentos dulces, salados, grasos y procesados para humanos: Las sobras de la mesa de los días festivos no necesariamente son malas para tu perro, pero depende de los ingredientes que se utilizan y el tipo de alimento. Por ejemplo, la carne de pavo cocida es adecuada para los perros. Algunos vegetales frescos y cocidos sin saborizantes ni aditivos de ningún tipo, o sea, naturales, también son apropiados.

Algunos ejemplos de alimentos para humanos que debes evitar darle a tu mascota son los acompañamientos (relleno); alimentos procesados o dulces; pan, panecillos y cualquier tipo de postre. Además, es mejor mezclar una pequeña porción de alimento para humanos con el alimento regular de tu perro y dárselo a su hora de comer habitual. No es buena idea proporcionarle premios de los platos de la mesa o de la cocina durante la limpieza o preparación de los alimentos.

En caso de que sospeches que tu perro pudo intoxicarse

Si estás seguro de que tu mascota ha estado expuesta a una toxina, debes llevarla con tu veterinario o acudir al hospital de urgencias animales de inmediato. Si conoces o sospechas cual podría ser la sustancia que consumió, también debes llevarla.

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.