Blog

perro estresado

El estrés de vivir con un trastorno de miedo o ansiedad puede tener efectos negativos en la salud y la vida de tu perro. Descubre lo que puede causar estrés en tu mascota y toma medidas para reducir o eliminar estos factores estresantes.

Por fortuna, cada vez es más reconocido y aceptado que incluso el perro más mimado podría enfrentar estrés en su vida cotidiana. Las circunstancias que nuestros perros experimentan como situaciones estresantes, a menudo son bastante diferentes de los factores de estrés en humanos, pero eso no significa que sean menos significativas. De hecho, la investigación demuestra que el estrés podría influir seriamente en el bienestar de los perros.

Según un estudio realizado en 2010, “hay evidencia que sugiere que el estrés de vivir con un trastorno de miedo o ansiedad podría generar efectos negativos en la salud y vida útil de un perro doméstico”. Por ejemplo, cuando tu perro está bajo estrés, su cuerpo libera una cantidad excesiva de noradrenalina, conocida como la “hormona de lucha o huida”, que puede alterar su microbioma intestinal e interferir con la motilidad del tracto gastrointestinal (GI).

Algunos perros solo experimentan episodios fugaces de estrés, pero otros se enfrentan a un estrés crónico a más largo plazo. Cuanto más sepas sobre los factores que desencadenan el estrés de tu mascota, cómo se comporta cuando se siente estresado y lo qué el estrés podría ocasionar en su salud, mejor preparado estarás para reconocer los signos y tomar medidas para reducir o eliminar los factores desencadenantes.

 Situaciones que pueden causar estrés en la mayoría de los perros

  1. Cambios en la rutina del hogar, como un nuevo horario de trabajo, niños que regresan a la escuela, vacaciones, etc.
  2. Falta de salidas para que tu perro pueda realizar los comportamientos normales de su raza, como pastorear, correr, recuperar, etc.
  3. Invasión del espacio personal, como interrupciones al dormir, recibir abrazos, besos, ser restringido por la fuerza, etc.
  4. Novedades, como exposición a artículos, personas y animales nuevos, etc.
  5. Cambios en los miembros del hogar, como la llegada de un nuevo bebé o mascota, la pérdida de una mascota o humano, huéspedes, etc.
  6. Ruidos fuertes, como fuegos artificiales, tormentas eléctricas, etc.
  7. Separación de los miembros humanos de la familia, expresado como ansiedad por separación, etc.
  8. Cambios en la vivienda, como mudarse a una nueva casa, hospedaje, etc.
  9. Mala (tensa) relación con otros miembros del hogar (mascotas o humanos), etc.

Obviamente, algunos de los elementos en la lista anterior podrían ser inevitables o positivos desde la perspectiva humana, como la mudanza a un nuevo hogar o cambios en los horarios de trabajo. Sin embargo, también hay diversos factores desencadenantes en la lista que pueden reducirse o eliminarse para minimizar el estrés en la vida de tu perro. Que incluyen a los siguientes:

  • Aumentar el nivel de actividad física diaria de tu perro, ya que la mayoría de los perros, en especial las razas deportivas y de trabajo, necesitan mucho más ejercicio de lo que obtienen.
  • Asegúrate de que tu perro no se quede solo con mucha frecuencia, ya que los caninos son criaturas sociales que se sienten solas y aburridas cuando son obligadas a estar solas durante largos períodos. Si no hay nadie en casa durante el día que pueda acompañar a tu perro, te recomiendo recurrir a un amigo o vecino, o al menos, contratar a un paseador de perros para que lo lleve a dar una vuelta alrededor de la cuadra. Una alternativa sería llevarlo a una guardería para perros.
  • Asegúrate de que todos en la familia entiendan y respeten la necesidad de tu perro de dormir sin interrupciones, así como el contacto humano con el que se sienta cómodo.
  • Procurarle un entrenamiento de comportamiento con refuerzo positivo si notas que tu perro es extremadamente sensible.

Conforme comiences a identificar los factores desencadenantes del estrés de tu perro, también deberás considerar su historial. Si lo adoptaste, ¿qué sabes de su pasado? ¿Sabes si sufrió abuso o fue abandonado? ¿Manifiesta estrés principalmente alrededor de hombres o niños? O ¿exhibe estrés cerca de otros perros?

Cómo saber si tu perro siente estrés

Las diez señales de estrés mas comunes en los perros son:

  1. Lamerse la nariz o labios
  2. Cola caída o metida entre las patas
  3. Bostezar
  4. Orejas paradas o hacia atrás
  5. Jadeos
  6. Postura encorvada, agachada o estar escondido
  7. Menor sensación o ausencia de apetito
  8. Temblores/estremecimiento
  9. Diarrea
  10. Mayor cantidad de vocalizaciones, gemidos, aullidos y ladridos.

Recomendaciones para relajar a un perro con estrés

1. Asegúrate de que tu perro haga mucho ejercicio, tenga tiempo de juego, reciba estimulación mental, así como atención y afecto. El ejercicio diario y riguroso es uno de los tratamientos efectivos y gratuitos para disminuir el estrés y muy pocos dueños de mascotas lo aprovechan.

2. Cuando tu perro se quede solo en el hogar, déjale una prenda de vestir o manta con tu aroma y un juguete dispensador de premios, coloca pequeños premios y sus juguetes favoritos alrededor de la casa para que los busque, y reproduce música relajante antes de salir de casa.

3. También, puedes reproducir música tranquila y relajante antes de que ocurra un posible factor de estrés. Eso podría relajar a tu perro y brindar la ventaja adicional de atenuar los ruidos molestos.

4. Si tu perro responde de forma adecuada a la presión aplicada sobre su cuerpo, podrías adquirir una prenda envolvente como Thundershirt; también puedes considerar aplicar Ttouch, una técnica de masaje específica que puede ayudar a las mascotas con ansiedad.

5. Considera incluir un suplemento de probióticos o vegetales fermentados en la alimentación a base de alimentos enteros, frescos, nutricionalmente balanceados y apropiados según la especie, ya que los estudios demuestran que los probióticos pueden disminuir los trastornos gastrointestinales relacionados con el estrés de los perros.

6. Consulta con un veterinario holístico o integrativo sobre los remedios homeopáticos y de medicina tradicional china,  siempre junto con un proceso de modificación de conducta.

El aceite esencial de lavanda puede disminuir la respuesta al estrés en los perros. Coloca algunas gotas en el collar o cama de tu mascota antes de que ocurra un factor estresante o difunde el aceite por toda la casa. También, hay excelentes mezclas de aceites que son específicos para relajar animales. Asimismo, considera comprar un collar o difusor de feromonas ADAPTIL.

7. Si la ansiedad de tu perro parece agravarse en vez de mejorar, considera implementar un enfoque individualizado para controlar su estrés al permitirle elegir lo que le ayude a relajarse mejor a través de aplicar la zoofarmacognosia (técnicas de autocuración proporcionadas por un profesional capacitado).

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.